martes, 16 de septiembre de 2014

Cafetal bien manejado.

Cuando encontramos en nuestro camino buenos ejemplos, vale la pena destacarles. No es sencilla la recuperación de un cafetal cuyo antecedente de manejo (hace mas de tres años) era la mínima inversión posible, en prácticas básicas pero no necesariamente las ideales, esperando obtener un producto que apenas sume. Mucho menos fácil es convencer a las personas sobre el cambio de modelo y de los buenos resultados que se pueden obtener implementando metodologías diferentes.

En estos últimos años, adoptando mejores prácticas de poda y deshija, un programa de fertilización basado en análisis de suelo y otras mejoras no menos importantes, se obtuvo incremento sostenido en cosecha y mejor calidad. Además, un cafetal que era propenso por su ubicación, suelos pobres y manejo, a enfermedades como Ojo de Gallo, Roya y otras, bajo su tasa de incidencia gracias a las mejores prácticas introducidas.

Estas fotografías que se presentan "hablan" por si solas.





Aun faltan detalles por mejorar y cualquiera puede verlos en las tomas, pero hay un buen avance y lo mas importante, el convencimiento y confianza de las personas propietarias de la finca que los cambios traen buenos resultados.